miércoles, octubre 04, 2006



Pues aquí en pequeño tenemos a mí compi José Carlos I, no confundir con Juanca, en la competición de La Unión del duatlón de montaña. Lo que no me explico es que sin entrenar nunca llega el último, es el último romantico del deporte, practicamente ni se dopa, y encima llega sin sufrimiento, no me extrañaría verlo en la sálida de Roth y no me refiero a la autopista, jajaj. Según cuentan las cronicas se pegó una leche que hizo doble tirabuzón con doble mortal invertido, pero lo que no entiendo es que en la foto se le ve más guapo que a un ocho acostao, jajaj. bueno, cambiando que es gerundio, hoy he tenido entrenamiento en la piscina con una calle para mí sólo, se ve que no hay nadíe de mí nivel y por eso nado sólo para que no me estorben. Ahora en serío, me encuentro menos cansado que el lunes, parece que empiezo a coger la forma después del descanso activo. Tengo ganas de quedar para entrenar con garbancito, recuerdo que aún le debo una cerveza, supongo que de aquí aRoth nos dará tiempo.

PD, no hago mención aún a las distancias entrenadas pues todavía no son importantes, ya llegará..

2 comentarios:

xarli dijo...

¡Si llego a saber que mi foto iba a terminar en tan honorable lugar me hubiera atusado el bigote por lo menos!... En fin, ya me dirás lo que se debe por la inmerecida publicidad que haces de mis aventuras campestres. Algún día, cuando estas mis andanzas sean más conocidas que las del mismísimo Quijote ya hablaremos de mis derechos de imagen...
¡¡Ah, por cierto!! No confundas a tu parroquia de lectores, que yo el último nunca he llegado, aunque más de una vez me haya costado un huevo ponerle la zancadilla al penúltimo, :-)

stani dijo...

Admirado caballero,nunca he dicho que vos llegara el último, mas todo lo contrario,eso es lo que no me explico, que sin entrenar nunca hayas llegado el último. Por cierto después de la caída como está rocinante?