martes, octubre 02, 2007

ASÍ LO PERCIBÍ YO




Unas de las primeras cosas que se me vienen a la mente es que estábamos todo el día en la calle, bueno mejor dicho carriles, algunos de tierra, prácticamente no habían coches, los coches que recuerdo casi todos eran seat, sobre todo el 850, 127, 1430, y por supuesto el 600, también recuerdo que los hombres mayores iban en bicicleta o en moto con la capaza de las herramientas o hierba segada en la huerta detrás en el cepo, también iban en moto pues ni por asomo podrían comprarse un coche,, casi todos se dedicaban al trabajo en la huerta, algunas mujeres seguían lavando la ropa a mano en las acequias,
Llamaba la atención que gente de 50 años parecían ancianos, supongo que de tanto trabajar en condiciones tan pésimas, ellas parecían clones, la mayoría de negro y con moño. La corriente osea la luz iba a 125 v por lo que en todas las casas tenían que tener un “elevador” para pasarla a 220 v pues si no la tele no iba,


La Murcia que yo recuerdo de los años setenta es una Murcia en blanco y negro, pero alegre, tengo la sensación de que teníamos menos problemas que ahora, que contradicción ahora que nuestro nivel de vida es mayor, parece que tenemos más preocupaciones. Los padres empezaban a dejar de trabajar en la huerta para dedicarse al sector industrial, empezaba el despegue económico, tenemos que tener en cuenta que Murcia ha sido unas de las provincias más retrasadas en este aspecto, ya que una sociedad que base su riqueza en la agricultura y ganadería es una sociedad pobre.

Yo creo que soy de la generación de los primeros que empezamos a ir a la universidad, pues si mal no recuerdo los anteriores a mí cuando terminaban la EGB se iban a coger limones con la esperanza de encontrar trabajo con el tiempo en una fábrica,

Se estaba terminando el caciquismo en el pueblo que era “dirigido” por cuatro terratenientes que le sacaban la piel a los demás, joder parece mentira que un pueblo tan cerca de la ciudad estuviera tan lejos.

Durante el invierno más bien era aburrido todo, escuela y a la casa ya que enseguida se hacía de noche y no existía aún el alumbrado público, pero cuando llegaba el verano la cosa cambiaba radicalmente, antes nadie viajaba, por lo tanto todos pasábamos el verano en el pueblo, no se me puede olvidar todas las tardes de verano bañándonos en las balsas de riego que eran bastantes, “robando albaricoques, melocotones, panochas asándolas nosotros mismo, bueno los típicos juegos infantiles que creo que se están perdiendo,

En la escuela aún existía una mentalidad franquista, siendo un colegio público teníamos que rezar todos los días cuatro veces, los zagales no podíamos estar juntos con las zagalas, las hostias de D. José volaban, había que estar más atento que en la mili, jajaj. Y aquí y solamente aquí es cuando tengo conciencia de que los zagales no éramos iguales a las zagalas. Ana Bravo Nicolás se llamaba la Divina, joder nos llevaba a todos los zagales locos, y las zagales le tenían una envidia de cojones, bueno no quiero entrar en detalles con esta princesa, pero entiendo que a partir de ahí fuimos dejando de ser niños y pasando a ser adolescentes, muchos nos preguntamos que fue de Ana Bravo Nicolás, pues nadie sabe nada, como vino se fue para nuestra desgracia, existen infinidad de teorías o rumores, pero quiero pensar que sigue estando igual de buena que estaba en la escuela. El viernes en la cena del club en el que por cierto también es miembro Josemi(Kaiser) compañero en la EGB y enésimo amante moral de Ana Bravo Nicolás, le pregunté – que recuerdo tienes de la escuela?, y lo primero que me dijo fue Ana Bravo Nicolás, luego con pelos y señales me describió como era por fuera Ana Bravo Nicolás, yo creo que no es el momento de transcribir sus palabras pero en ningún momento faltó a la verdad..


La Murcia que conocí estaba permitida la venta ambulante por lo que el pescatero iba dos días a la semana en el dos caballos vendiendo el pescado de casa en casa, igual que el panadero, el de la ropa, productos de limpieza, etc… algunos lecheros iban vendiendo la leche de puerta en puerta pero nosotros siempre la comprábamos “anca” el Pedro “el claras” que tenía vacas y vendía allí la leche,

Ayudábamos a mi familia en las labores de la huerta, plantar patatas, coger tomates, plantar-recoger panizo, mondar y en los veranos la fruta, albaricoques, melocotones. Ojo! en mi caso sólo lo hacíamos como favores a la familia o a los amigos, hay que tener en cuenta que empecé a trabajar a los 17 años y estudiar por la noche.

Los veranos íbamos a bañarnos a las balsas, jugar al futbol, baloncesto, vamos lo típico,
Yo empecé a conocer Murcia capital con 15 años y eso que vivo a 5 km,




Como he dicho antes casi nadie tenía coche, era muy normal que en las familias el padre fuera en moto, y para los viajes a Murcia coger el coche de línea “autobús” de doble embrague más o menos se podría tardar en hacer 5 km una hora y media entre el tiempo de espera en la parada y el viaje en sí, pero vamos que tampoco se hacían viajes a Murcia si no fuera por un motivo importante, médico, o arreglar documentación etc…

Otra cosa es que las casas nadie cerraba la puerta con llave, se podía entrar bien por el corral o incluso por la puerta principal y plantarte en la cocina sin pedir permiso, algunas mujeres aún lavaban la ropa en las acequias, a la televisión la verdad que no le dábamos importancia siempre que no fuera sábado por la tarde en “Sesión de tarde” de todo lo demás ni me acuerdo.

Ah! No quisiera dejarme en el tintero los piojos, joder que obsesión con los piojos, resulta que cuando era niño tenía pelo y abundante por cierto, y me lavaban la cabeza con un champú especial contra los piojos joder que manía le cogí al puto champú ese, lo que es la vida por aquél entonces deseaba ser calvo para que no existieran dudas sobre los alienígenas de mi cabeza, jajajaj, y ahora no me importaría tener pelo y algún piojo….

La bici! Joder con la bici, ese era un paso muy importante pues el poder disponer de una bici te daba una autonomía increíble, ahí fue dónde empecé a desplazarme a los polvorines por las tardes, a bañarnos en las balsas, siempre y cuando el dueño no saliera corriendo detrás de nosotros con los perros y escopeta en mano, también recuerdo haber ido al puticlub de la pasarela, ojo!, nos escondimos en un cañal a ver si veíamos a una prostituta y a la hora de no ver nada nos íbamos a coger rogalícia a la mota del río a la altura de Llano de Brujas. Bueno, no me puedo dejar pasar por alto al principio del invierno las mandarinas, como me gustaban y me gustan, sobre todo las robadas, jjaj.

El interminable viaje a la playa en el SIMCA 1200 de mi tío Pedro tampoco se puede olvidar, lo mismo íbamos 6 en el coche , nos acercábamos a las punticas(Mar Menor) y allí pasábamos el día, tortilla con arena, mirinda, filetes rebozados, ah!, y la digestión de dos horas, joder que con un bocata de tortilla tenía que estar dos horas perdiendo el tiempo, a la vuelta parábamos a merendar en alguna pinada del puerto de San Pedro lo que no nos habíamos comido durante el día, por la noche vinagre para las quemaduras y con un poco de suerte ese mismo verano volveríamos a la playa, pero vamos como mucho 2 veces al año, como ejemplo tengo varios contemporáneos que no vieron el mar hasta bien cumplidos los 15 años, y eso que Monteagudo está a 50 km del mar.

En el pueblo prácticamente todos eran de la misma clase social, es decir, no sé si decir pobres pero vamos que nadie nadaba en la abundancia.

La iglesia seguía muy presente en el día a día, joder como no fueras a misa! y se enterara D. José (el maestro), el cabrón iba a tu casa a decírselo a tu madre, por cierto daba hostias en clase como si no costaran, todo era pecado, los niños siempre separados de las niñas, teníamos que rezar cuatro veces al día en la escuela,.

Todo cambió en el momento en el que terminamos la EGB, y fuimos al Instituto a Murcia capital, aleluya , que bonita es la vida pensé, coincide con mi primera moto Derbi Variant, ahora si que era el amo del calabozo, descubrí toda Murcia, sus calles, su historia, sus fiestas, sus bares, y hasta aquí puedo leer….también hice nuevas amistades que aún perduran, me hicieron ver las cosas desde otro punto de vista, pero vamos que tampoco viví mucho la juventud estudiantil pues como he dicho antes comencé a trabajar muy pronto y a estudiar por la noche.

Ya con 20 años llevando la curiosidad por bandera decidí recorrer las fiestas de los pueblos con mi Ford Fiesta de quinta mano, y así tener una mayor información de la realidad social murciana, pero que en ningún momento pensaba en la diversión , Molina, Mula, Jumilla, Caravaca, Lorca, Mazarrón, Torrevieja, vamos que no me perdí ninguna, sin olvidar la Universidad, …..pero esa Murcia ya está más cercana al presente.

Ahora me siento muy cómodo aquí, no me gustaría ir a vivir a otro lugar, pero más que nada porque tengo a mis circunstancias aquí, pero vamos que tampoco sería una desgracia conocer otras ciudades, eso sí, yo para el bando de la huerta quiero estar en Murcia……………………….

Lo bueno que tiene Murcia en la actualidad es que aún es una ciudad pequeña, no tenemos el tostón de los turistas, es tranquila, se tarda poco tiempo en ir al trabajo, tenemos buen clima, pero claro, no seré yo quien diga que es la mejor ciudad para vivir, aunque yo no la cambio,

Vamos que esta es la Murcia que yo conocí en mi infancia, dónde todavía no había descubierto los pasteles de carne, las marineras, las cañas, el caldero, los yintonis, etc…. Espero que os haya gustado mi interpretación de aquellos años que cada vez están más lejos……

9 comentarios:

Gorka dijo...

Pues va a ser que Murcia estaba más atrasada que el Pais Vasco, porque somos de la misma edad y yo nunca he visto a las mujeres lavar a mano, siempre he visto las calles iluminadas y mi padre siempre ha tenido coche, ademas fui a la Ikastola que es mixta. Tus recuerdos parecen los de mi hermano mayor, que me saca catorce años. Por un momento creía que leía la sinopsis de Cuentame. PD: espero que ahora tenhais alumbrado público, jeh! jeh! un saludo

Ramón Doval dijo...

No has dicho nada de la inauguración der Corte Inglé. Recuerdo que venía to Dios de Cartagena, Lorca, ... hasta de Albacete (que suponía un viajecito de 8/9 horas).

Desde que haces BTT te has vuelto más de campo, macho.

Ramón Doval dijo...

Por cierto, Gorka tiene razón: si tú ya eres de la época del destape, el Miliki, Barrio Sésamo y esas cosas, jovenzuelo.

stani dijo...

Cuando se inaguró el Corte Íngles no estaba en Murcia aún, me parece que fue en el 76, y efectivamente fue una conmoción, ojo! te has olvidado de los Alicantinos,

Gorka, en Murcia capital seguro que había alumbrado y no creo que nadie fuera al río a lavar,de todas formas el cuentame me recuerda cuando los Alcantara van al pueblo, un saludo.

Ramón vosotros entrenar que ya os pillaré y os pondré al rojo vivo. jajaj.

eva dijo...

¡Madre de diós!. Si soy mayor que tú (bueno, un poco sólo)y lo más demodé que recuerdo son las comedietas picantillas de Andrés Pajares y Fernando Esteso... ¡Tú nos mientes con tu edad, Stani!

marilo dijo...

Hola a todos!!!soy la novia del alcantara,no se si todo lo que cuenta mi stani es cierto o son licencias de autor,pero si que he oido a mis tíos, que son de la edad de stani,hablar de éstas cosas...Yo como soy de la capi,recuerdo otras cosas,como jugar al elastico en plena calle,apenas pasaban coches,recuerdo a mis vecinas y mi madre hablando por el patio de luces,donde se tendía la ropa(braguitas y carzones incluidos,que glamuroso eh?JA JA..y los viajes a madrid de 6 o 7 horas en el seillas,mis padres,mis tres hermanos y yo,con manolo escobar de fondo,que fuerte!!en fin eran otros tiempos...Pero,Eva te digo que stani tiene la edad que tiene,doy fe de ello,lo que pasa que es un romantico,ja ja...

eva dijo...

Ay, ay, ay, Mariló, ¿que tus tíos son de la edad de Stani?. No, si al final va a resultar que Stani es un asalta-cunas... jeje.

marilo dijo...

Que le vamos a hacer Eva,tengo debilidad por los calvitos,ja ja ...

xarli dijo...

Pijo, stani, ¡menos mal que se te da mal eso de extenderte cuando escribes! Si no dejabas en mantillas a Cervantes, a Dostoyeski y a la madre que parió a Espinete.
Bueno, que si, que hasta ahora hemos sido sólo una pequeña parte de nuestra Murcia, y casi nos hemos limitado a leer su historia. A partir de ahora, y enarbolando en lugar de banderas unos buenos quintos o yintonis (a elegir) nos toca escribirla a nosotros.... Vete comprando papel y boli, Stani, que esto acaba de empezar.